conservar-vacío

Conservar con Máquina de Envasar al Vacío

Hace tiempo que uso una máquina de envasar al vacío con bolsas de plástico.

Ahora que el mundo le está declarando la guerra a éste y con razón me duele usarlo, es una irresponsabilidad por parte de los que no tienen miramientos por el planeta y su futuro, pero he de decir que reciclo todo lo que puedo y uso lo mínimo que necesito para tener un orden en casa y sacar provecho de los plásticos que uso en mi día a día.

máquina-envasar-vacíoBien, pues dicho esto os presento mi máquina de envasar al vacío. Veis que es sencilla, que es de un conocido súper mercado y que las bolsas son de una casa archiconocida en estos procesos de envasado. Pero todo en conjunto funciona de maravilla.

 

Me dan la oportunidad de conservar la compra durante toda la semana de una manera segura y conservando sabores y nutrientes.

Ahorro espacio en la nevera y el congelador y puedo organizar mejor platos y cocinados básicos tipo «mise en place» como salsas o sofritos y sacarlos en el momento necesario.

No es necesario tener una súper máquina que envase bolsas, tarros y demás…Pero como todo, si viéramos que se nos queda corta para el uso que le   damos os recomendaría ir a por una más completa.

envasado-vacíoEl funcionamiento del proceso de envasado al vacío es el siguiente, se extrae el aire que existe en la bolsa donde se introduce el alimento, de este modo se consigue una atmósfera libre de oxígeno casi en su totalidad con la que retrasamos la proliferación de bacterias y hongos propios de la descomposición del producto al contacto con éste. Este proceso más el posterior refrigerado que le demos en la nevera o la congelación alargarán la vida de cualquier alimento. Se conservarán así los nutrientes y las cualidades «organolépticas», color, aroma y sabor, que se mantendrán más estables.

La única excepción es la carne, que adquiere un color granatoso que nos puede confundir con carne en mal estado (lejos de ser así ya que cuando está pasada el color es más bien pardo amarronado). Algo que se soluciona al abrir la bolsa 10 minutos antes de cocinarla y veremos que el color en contacto con el aire vuelve a ser rojo brillante como antes de envasar.

¿Qué ventajas tenemos usando un proceso de envasado en nuestra cocina?

1- Evitamos la pérdida de nutrientes, sabor, olor y color de los alimentos.

2- Se preserva la textura, la humedad se mantendrá y el alimento se presentará más fresco en el momento de cocinarlo. Las verduras no se ablandarán y los pescados no perderán firmeza.

3- Si queremos congelar el producto, al no haber espacio entre el alimento y el material de envasado, se impide que se formen los cristales de hielo y de esa forma evitamos las quemaduras por congelación y la posterior deshidratación. Habréis notado que en las carnes o pescado que congelamos suelen quedarse las puntas o los bordes secos, de manera que al descongelarse esa parte hay que retirarla o al cocinarla es como si comiéramos un trozo de madera…Con esta técnica de envasado esto no ocurre, todo el alimento es aprovechable y al descongelar es como si lo acabáramos de comprar.

4-Productos empezados como aguacates, manzanas u otras frutas que se oxidan con facilidad cuando guardamos media pieza para otro momento, se mantienen intactas hasta que las volvemos a comer.

5- Podemos comprar más cantidad y repartir en envases para aprovechar una oferta en el precio. O comprar productos que se venden en tamaños grandes y no consumiríamos de una sola vez, cortarlos en trozos, envasar e ir sacando a medida que los vayamos necesitando…

6- Los marinados en carnes y verduras se realizan más rápidamente y nos da la oportunidad de cocinar a baja temperatura con adobos, hierbas aromáticas en su interior consiguiendo que la carne, el pescado o el alimento que hayamos cocinado quede jugoso y no pierda en la cocción ninguna de sus propiedades.

¿Qué precauciones debemos tener?

1-Trabajar con la máxima higiene posible. Manos y mesa de trabajo limpias.

2-Los vegetales deben escaldarse primero ya que la mayoría liberan gases que interferirían con la conservación.

3-Debemos envasar el producto nada más llegar de la compra a casa para reunir las mejores condiciones de frescura. Sin lavarlo y con la mínima manipulación en caso de envasar en crudo.

4-No envasar nada caliente, hay que esperar a que enfríe.

envasado-vacíoCon estos sencillos pasos conseguimos alargar la conservación de nuestra compra considerablemente, las carnes de durar 3/4 días en la nevera pasan a conservarse una semana sin problema. Las verduras o las frutas de aguantar una semana se alarga a dos, embutidos y alimentos curados pueden estar meses en la nevera sin sufrir ningún deterioro ni ser un peligro para nuestra salud.

Sobretodo en el caso de la congelación es donde más lo notaremos, volvemos a tener producto fresco o recién cocinado en cuanto descongelamos. El único requisito es descongelar con antelación en la nevera tal como haríamos si no fuera envasado. En momentos de urgencia, un bol con agua fría y la bolsa sumergida hasta que descongele.

En el mercado tenemos rollos de bolsas de distintos tamaños, bolsas sueltas…Dependiendo del uso que queráis darle podéis ir probando hasta dar con vuestra medida ideal. Lo que sí os recomiendo es que el grosor del plástico sea significativo ya que de ello depende la buena conservación, e intentar comprar buenos materiales ya que la composición de éstos también es un punto a considerar, estará en contacto con nuestros alimentos durante un tiempo prolongado.

En conclusión…Sin necesidad de hacer un agujero en nuestra economía, daréis un paso de gigante en la organización de la compra y en vuestra salud!!

 

 

Hit enter to search or ESC to close