pollo-rustido-ciruelas-piñones

Pollo Rustido con Ciruelas y Piñones

Los rustidos sacan a las carnes sus mejores aromas, el olor a algo tostado y caramelizado…Este plato tiene sabor a otoño con los frutos secos y los champiñones. Éstos y las setas en general fortalecen nuestro sistema inmunitario, nos aportan fibra y mejoran nuestra circulación. El pollo aporta una carne magra que neutraliza el azúcar de la ciruela y recoge los sabores del  conjunto de ingredientes del cocinado.

Las propiedades de esta carne son muchas, vitaminas del grupo B y minerales como el hierro y el fósforo. Pero lo más interesante es su bajo aporte en grasa ya que la mayoría de ella está en su piel y el resto es fácilmente visible para poderla retirar. Las proteínas que nos aporta son de alto valor biológico como todas las carnes y ayudan a construir nuestros tejidos y músculos. Sólo deberíamos preocuparnos de su procedencia y alimentación, si ha sido alimentado con cereales y no sólo con pienso, si ha sido criado en libertad y no apretujado con miles de compañeros, si no ha sido cebado a medicamentos, etc…De esta manera el alimento que nos llevaremos a la boca será un puñado de virtudes y de sabor espectacular y no un pedazo de carne insípida y sin casi nutrientes. Os animo a investigar un poco los productos que nos llevamos a casa para una alimentación más sana y sabrosa!!

pollo-rustido-ciruelas-piñones

Pollo Rustido con Ciruelas y Piñones

  • Plato Carnes, Principal
  • Cocina Mediterranea

Los rustidos sacan a las carnes sus mejores aromas, el olor a algo tostado y caramelizado...Este plato tiene sabor a otoño con los frutos secos y los champiñones. Sin duda un plato completo!!

Imprimir
Tiempo de preparación 40 minutos
Tiempo de cocción 45 minutos
Tiempo total 1 hora 25 minutos
Raciones 5 personas

Ingredientes

  • 1 pollo 2Kg troceado
  • 6/7 chalotas
  • 7 ajos
  • 150 gramos ciruelas pasas con hueso
  • 150 ml vino blanco
  • 1 docena champiñones portobello
  • 1 docena almendras tostadas
  • 1 hoja laurel
  • 4 cucharadas soperas aceite oliva
  • 1 cucharada café pimienta
  • 2 cucharadas café sal

Elaboración paso a paso

  1. pollo-rustido-ciruelas-piñones

    Dispón de todos los ingredientes a la vista.

  2. escaldar-ciruelas-pasas

    En un cazo pon la cantidad de agua de dos vasos normales a calentar y cuando hierva introduce las ciruelas. Deja que hiervan 2 minutos a fuego medio alto, sácalas del agua a un plato y reserva. 

    No es necesario lavarlas, verás que están pegajosas de su azúcar, al hervir ya se eliminará en gran parte.

  3. Con un trapo húmedo o con un cepillo limpia con cuidado los champiñones. Córtalos a láminas y saltea en una sartén con poco aceite y un punto de sal. Reserva.

    Me gusta la variedad Portobello porque tienen un sabor terroso y mineral más acusado, no son tan simplones como el champiñón común. Los champiñones y las setas en general no deben sumergirse en agua ni limpiarse bajo el grifo ya que pierden parte de sus propiedades y sabor con el agua...

  4. En una sartén tuesta los piñones a fuego medio hasta que estén dorados. Unos 3 minutos. Reserva.

  5. Pela las chalotas, lávalas y córtalas en juliana, en tiras finas a lo largo de medio centímetro de grosor. Reserva un ajo y al resto dales un corte superficial en un lado. Salpimenta los trozos de pollo.

  6. Pon una cazuela baja a calentar con el aceite a fuego medio. A los tres minutos el aceite estará brillante y podrás empezar.

  7. chalota-pochada

    Añade la chalota en juliana y los ajos. Sala y rehoga hasta que la chalota esté pochada, ya sabes blanda y transparente, aproximadamente unos 7/8 minutos. 

  8. pollo-rustido-ciruelas-piñones

    En ese momento coloca el pollo en la cazuela con el pochado entre los trozos, así evitas que la chalota se pueda dorar demasiado y/o quemar por estar "aprisionada" entre la carne y la cazuela. Tapa y sube el fuego a medio/alto, del 0 al 9 ponlo al 7.

  9. Cada 8/10 minutos destapa para controlar. Cuando el lado de abajo esté dorado dale la vuelta, remueve el conjunto y que dore el otro lado. Vuelve a tapar. Presta atención para que no se queme.

    Se tapa para que no evapore los jugos que suelta la carne. El pollo es una carne magra, sin grasa, que es fácil que quede seca. Si tapamos durante su cocción, además de conservar mucho más sus propiedades, se crea fácilmente la salsa con el vapor que se genera en el interior de la cazuela y el jugo que sueltan los ingredientes.

  10. picada-mortero-majado

    Mientras el pollo se va dorando prepara la picada. En un mortero pon la docena de almendras troceadas, el ajo que te queda picado y un pellizco de sal. La sal hará que no salten tanto las almendras al aplastarlas con la mano del mortero.

  11. picada-mortero-majado

    Machaca todo hasta obtener una masa compacta que no se vean los trozos, que quede bien integrado.

  12. picada-vino-mortero

    A continuación añade el vino a la picada del mortero y remueve. Debe quedar un aspecto lechoso y homogéneo.

  13. pollo-rustido

    Cuando el pollo esté todo dorado. Habrán pasado 20/25 minutos. Añade la picada y remueve para que se mezcle con la salsa que ha creado el aceite y los jugos. Deja que evapore el alcohol unos 5 minutos, pon la hoja de laurel y vuelve a tapar.

  14. Baja el fuego a chupchup, medio fuego que vaya burbujeando la salsa poco a poco, y ve sacudiendo la cazuela cada 10 minutos aproximadamente para que ligue la salsa y dale la vuelta a los trozos para que no se peguen al fondo. Deja que cueza unos 45 minutos. 

    Si vieras que se va quedando corto de salsa durante la cocción (puede ocurrir dependiendo de la intensidad del fuego) añade un vaso de agua, o de caldo de verduras o de pollo.

  15. pollo-rustido

    Cuando queden 15 minutos para acabar la cocción, añade los champiñones, las ciruelas y los piñones. Sacude la cazuela para ligarlo todo y vuelve a tapar esos 15 minutos.

Notas de la Receta

En ocasiones puede quedarnos la salsa desligada, el aceite separado del resto de líquidos. Una manera de solucionarlo es triturar la salsa con la batidora y así lo integramos todo. Pero si lo que nos gusta es que la chalota, y demás ingredientes de un sofrito por simple que sea queden a la vista y que no tenga la apariencia de un puré, lo que deberemos hacer es ir sacudiendo la cazuela con movimientos circulares cada poco para ir trabando la salsa.  

Hit enter to search or ESC to close